Creo que uno si puede hacer la diferencia si cree que puede realizar sus sueños y se compromete en vivir una vida con sentido.
Aquí comparto historias de personas que han vivido con pasión y convertido sus sueños en realidad. También quiero compartir reflexiones y el trabajo de organizaciones que nos ofrecen alternativas y apoyo.
Con este blog quiero ayudar a que todos descubramos nuestra pasión y nos comprometamos con ella para hacer, uno a uno, la diferencia.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Irena Sendler




Cuando los nazis vinieron por los comunistas / me quedé callado; / yo no era comunista. / Cuando encerraron a los socialdemócratas / permanecí en silencio; / yo no era socialdemócrata. / Cuando llegaron por los sindicalistas / no dije nada; / yo no era sindicalista. / Cuando vinieron por los judíos / No pronuncié palabra; / yo no era judío. / Cuando vinieron por mí / no quedaba nadie para decir algo.
Texto atribuido a Bertholt Brecht

Una señora de 98 años llamada Irena acaba de fallecer.

Durante la II Guerra mundial, Irena consiguió un permiso para trabajar en el Ghetto de Varsovia como especialista de alcantarillado y tuberías. Pero sus planes iban mas allá... Sabía cuales eran los planes de los nazis para los judíos (pues era alemana). Irena pasaba niños escondidos en el fondo de su caja de herramientas y llevaba un costal en la parte de atrás de su camioneta (para niños de mayor tamaño). También llevaba en la parte de atrás un perro al que entrenó para ladrar a los soldados nazis cuando salía y entraba del Ghetto. Por supuesto, los soldados no querían tener nada que ver con el perro y los ladridos ocultaban los ruidos de los niños. Mientras estuvo haciendo esto consiguió sacar de allí y salvar a 2500 niños. Los nazis la cogieron y le rompieron piernas y brazos y la golpearon brutalmente.



Irena mantenía un registro de los nombres de todos lo niños que sacó y lo guardaba en un tarro de cristal enterrado bajo un árbol en su jardín. Después de la guerra, intentó localizar a los padres que pudieran haber sobrevivido y reunir a la familia. La mayoría habían sido llevados a la cámara de gas. Aquellos niños a los que ayudó encontraron casas de acogida o fueron adoptados.

El año pasado Irena fue propuesta para recibir el Premio Nobel de la Paz. Pero no fue seleccionada. Se lo llevó Al Gore, por unas diapositivas sobre el Calentamiento Global y en 2009, Obama sólo por sus buenas intenciones. ¡Esta señora debió haberlo recibido!

Este es un ejemplo de lo que puede hacer una persona sencilla, como cualquier otra, guiada por lo que le dicta su corazón.

¡No permitamos que se olvide nunca!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada